17/8/11

NOTAS:

La fotografía y el tiempo


Resulta inevitable pensar la relación entre la fotografía y el tiempo asociando inmediatamente éste a la memoria, al acto de recordar, reconocer y recrear en el pensamiento experiencias pasadas que retornan a través de una imagen. Por otra parte, existe un consenso común en torno a la idea de que el tiempo se torna mesurable a partir de imágenes que una vez guardadas constituyen un fiel registro de acontecimientos.


Sin embargo, desde una perspectiva materialista, es indudable que el perfeccionamiento del registro instantáneo y la invención y generalización de las cámaras portátiles, transformó la perspectiva  que tenemos acerca de la relación entre  el tiempo y las imágenes, que a partir de entonces fueron obtenidas   de una manera inmediata, aun potencialmente en los negativos de plata, gracias a las rápidas velocidades de obturación. 

Desde entonces, el medio fotográfico se ha constituido como, un medio precario y frágil en el que la capacidad de serialidad, repetición,  reproducción y montaje, va unida a la capacidad de poner en cuestión las nociones de autor, obra y originalidad; así como la misma presencia del referente, es decir, lo que el medio fotográfico produce es más bien una imagen ontológicamente incierta y pobre asediada por lo utilitario y lo consumible. 

Aun así, desde los inicios de la fotografía ha prevalecido en la imaginación colectiva, tal como apunta Dominique Baqué: “… la idea de que una de las terminaciones esenciales del acto fotográfico era su efecto de corte temporal, su capacidad para segmentar en el continuum temporal el supuesto fulgor del instante único. Así pues, la fotografía constituiría ese arte del tiempo por excelencia que permite ver aquello a lo que la percepción común no tendría acceso: el instante absoluto, el acontecimiento restituido en la plenitud de su apogeo”. 

El tipo de fotografía americana que surgió en el período de entreguerras, denominada pura o directa (straihgt), contribuyó sin duda alguna a alimentar este mito del instante  y de la captura del “momento decisivo” acerca del cual Henri Cartier Bresson (máximo representante de esta tendencia) elaborara toda una teoría en la que defiende la idea de que de hacer el "clic" una milésima antes o después,  la fotografía ya no sería igual por lo que en el momento exacto de la toma es necesario alinear –en palabras suyas- la cabeza, el ojo y el corazón para conseguir la contundente instantánea.

Queda entonces pensar qué tipo de relación con el tiempo mantienen otras imágenes fotográficas además de las que, como la foto pura o directa o la de reportaje, fijan un acontecimiento para la memoria futura. 

Tal vez sea pertinente hacer una distinción, misma que realiza el teórico Jean -Francois Chevrier, entre los artistas que utilizan la fotografía y los fotógrafos puros o puristas que manejan la fotografía directa. La distinción es pertinente en el sentido de que las relaciones del arte con el tiempo son muy particulares de cada intención y propuesta. No obstante, es posible aventurar que una fotografía subjetiva, realizada en primera persona y en base a una narrativa, o bien una fotografía que siendo subjetiva pueda llegar hasta la pura abstracción, tendría una relación más inmediata y estaría más apegada a una percepción fenomenológica mediante la cual se da cuenta de cómo una imagen es capaz de afectar a un cuerpo y de producir a través de la contemplación, emociones y sensaciones en una lógica imprevisible dentro del juego de la presencia y ausencia del referente en el que incluso se pueda reconocer la imagen de un sonido. 

Como contraparte, dentro de la fotografía contemporánea, también se ha desarrollado una fotografía que se reivindica claramente como objetiva, que no implica nada del propio sujeto y que está destinada a restituir la pura facticidad de las cosas. De este tipo de fotografía, podría aventurarse, a diferencia de la percepción fenomenológica, una demostración de lo inasequible de la imagen, de lo inactual o de la captación de algo en su alejamiento.

Sin duda, la relación del tiempo con la fotografía es una cuestión que, a pesar de las distinciones anteriores, no puede encontrar un fundamento último y definitivo aislado de los acontecimientos que inauguran o han inaugurado diferentes formas, específicas, de relacionar tiempo y fotografía. 














Para una mayor amplitud en torno al tema, puede consultar los siguientes títulos:


Chevrier, Jean –Francois, La fotografía ente las bellas artes y los medios de comunicación. Editorial Gustavo Gili. 2007
Baqué, Dominique.  La fotografía plástica. Editorial Gustavo Gili.2003.


11/8/11

Proyectos 2012


Son particularmente bienvenidas las propuestas que incluyan en su concepción las características o el  entorno socio histórico del inmueble, consideren la participación de grupos sociales  o de estudiantes de la UACM en el proceso o generación de obra, así como propuestas artísticas contemporáneas.