11/10/11

Arte y reciclaje

El uso de materiales de re uso y reciclado se relaciona, dentro del arte contemporáneo, con lo que se ha llamado arte ambiental.


El arte ambiental se desarrolló en el contexto de la organización de movimientos ecologistas y el creciente interés por la preservación del medio ambiente desde la década de 1960. Sin embargo, dentro de la esfera artística, la noción de arte ambiental así como “arte de la tierra”, Land art o bien Earth art, designan una forma de arte que involucra prácticas espaciales en el entorno.

Estos artistas, entre los que encontramos a Robert Smithson, Richard Long, Walter de María, Nancy Holt y Richard Serra, lejos de concebir la naturaleza y el medioambiente como instancias superiores y estáticas a las que se debía simplemente preservar, hicieron uso del entorno como parte de una nueva sensibilidad que resaltaba la importancia del lugar, no sólo de los grandes espacios naturales, sino de espacios ya transformados e incluso inutilizados por las actividades industriales.

Un ejemplo importante es la consideración que Robert Smithson realiza sobre la construcción de una presa en Texas acerca de la cual dice:

“Si se observa como una etapa específica se convierte en una obra de arte abstracto que se desvanece conforme avanzan los trabajos”.

Surgen así, en las décadas de 1960 1970, toda una serie de proyectos que se plantean en términos de lugar o sitio específico del cual los artistas retoman su significación histórica, social y estética abordando la tensión que existe entre la abstracción de la naturaleza y la consideración del paisaje como una entidad construida culturalmente a través de representaciones entre las que se cuentan mapas, fotografías, planes de ingeniería, etc.

Los procesos que estos artistas desarrollaron involucran estrategias diferentes en relación con el ambiente o entorno, entre éstas se encuentra el uso de materiales reunidos en el exterior y prácticas destinadas a denotar la artificialidad de la labor humana de demarcar espacios, así como hacer que la degradación, descomposición y decadencia de las obras terminadas enfatizaran el aspecto procesual del hacer artístico, poniendo en crisis la entidad del objeto obra de arte.

«Una escultura que reaccione físicamente a su ambiente no puede ser mirada como un objeto” -había afirmado Hans Haacke en 1968.

Es precisamente el carácter de transformación que involucra la noción de tiempo, el que atañe a los materiales de re uso y reciclado directo. En gran medida, estos materiales son efímeros, suscitando con ello la conciencia de la fragilidad de la naturaleza no contribuyendo a la degradación medioambiental.


Por otra parte, en los últimos años se ha desarrollado una serie de prácticas artísticas que han ido encaminadas a sensibilizar especialmente a los habitantes de las grandes ciudades respecto a los beneficios de la reutilización de desechos. Las propuestas que se han generado en torno a un problema global que es el tratamiento de los desechos han contribuido además a la recuperación de los espacios públicos por parte de la población local, con lo que se pretende generar la participación colectiva y fomentar la responsabilidad compartida sobre el cuidado del ambiente.




Hans Haacke




Namcy Holt


Richard Long

No hay comentarios:

Publicar un comentario